lunes, 31 de mayo de 2010



Los teratomas quísticos maduros, también llamados quistes dermoides, representan un 95% de los tumores derivados de células. El hallazgo de teratomas con alto de grado desarrollo es ocasional, siendo extremadamente raros los casos con desarrollo de órganos o porciones anatómicas completas. Reportamos en este trabajo un caso de teratoma quístico maduro del ovario con alto grado de diferenciación, en el que observamos el desarrollo de una mano rudimentaria. Se reportan los hallazgos anatomopatógicos en la biopsia de quiste ovárico de una paciente de 25 años. Se realizaron técnicas histológicas (azul alcian, tricrómico de Masson, Van Gieson, orceína para fibras elásticas) e inmunohistoquímica (S-100). La pared del quiste se encontró revestida internamente por epitelio mucinoso sin atipías ni mitosis. Se observó una zona sólida central, constituida por diferentes tejidos embrionarios maduros, entre los que se reconocieron diversos tipos de tejido. En el esbozo de mano se apreció la formación falanges rudimentarias, con formación de cartílago y tejido óseo con médula ósea con mielopoiesis, rodeado por tejido periostial, alrededor del cual se observó tejido celular subcutáneo cubierto por piel con dermis y epidermis de aspecto conservado. El teratoma quístico del ovario puede presentar un alto grado de diferenciación. Sin embargo, son raros los casos que presentan órganos o miembros, aunque rudimentarios, con un avanzado grado de desarrollo, como el caso aquí presentado

PALABRAS CLAVE: Teratoma; Tumor ovárico.


INTRODUCCIÓN

Los tumores derivados de células germinales representan un 15-30% de los tumores ováricos (Serinsöz et al., 2002; Blasko et al., 2003). Los teratomas quísticos maduros, también llamados quistes dermoides, representan un 95% de los casos y son casi siempre benignos, ya que se ha reportado que un 0,5 a 1,8% de casos sufre malignización, siendo las neoplasias más comunes el carcinoma de células escamosas, adenocarcinoma y tumor carcinoide (Climie & Heath, 1968; Serinsöz et al.; Blasko et al.).

Histológicamente se constituye de tejidos derivados de las tres capas embrionarias, con predominio de tejidos de origen ectodérmico, como piel, glándulas sudoríparas, folículos pilosos, etc. Se han descrito casos de teratomas ováricos con alto grado de diferenciación (Cavenaile et al., 2001; Ho Lee et al., 2003). Sin embargo, es poco frecuente el hallazgo de esbozos de partes completas del cuerpo.

Reportamos un caso de teratoma quístico maduro de ovario con alto grado de diferenciación en el que observamos el desarrollo de una mano rudimentaria, además de otros elementos como cavidad celómica con desarrollo de intestinos y estructura dentaria.

MATERIAL Y MÈTODO

El material analizado corresponde a un quiste ovárico operado en una paciente de 25 años. Se realizó una descripción macroscópica, la que se documentó con imágenes. Para el estudio histológico se realizaron técnicas histológicas (azul alcián, tricrómico de Masson, Van Gieson para fibras elásticas) e inmunohistoquímicas (Pan-citoqueratina (AE1/AE3), Vimentina y S-100). Para obtener las fotografías se utilizó un microscopio Olympus BX40 con cámara PM-C35.

RESULTADOS

Descripción macroscópica: La formación quística era de 220,5 gramos y 7,5 cm de diámetro mayor. Al retirar la cápsula o pared del quiste, se observó un gran nódulo sólido de 7 cm de diámetro mayor de cubierta externa de tipo cutáneo, en la que se reconoció una formación compatible con una mano rudimentaria con cinco dedos distinguibles (Fig. 1). Se seccionó la mencionada mano rudimentaria, encontrándose la presencia de falanges en los cinco dedos descritos (Fig. 2). Al corte se pudo apreciar tejido adiposo de tipo celular subcutáneo y, en el centro, una cavidad de tipo celómico con estructuras intestinales y otros tejidos sólidos entre los que se observó una pieza dentaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada